Sobre la línea 0 – La Mitad del Mundo

Ecuador tiene este nombre precisamente porque es atravesado por la línea ecuatorial que divide imaginaria y matemáticamente al mundo en dos hemisferios. El lugar del que hablo es La mitad del mundo, donde podemos recorrer los cuatro hemisferios del globo terráqueo en menos de tres minutos, pero eso no es todo lo que podemos hacer únicamente en este lugar.

La ciudad Mitad del Mundo conjuga la modernidad con lo ancestral en sus diversas atracciones, al llegar, lo primero que observamos es el monumento de 30 metros coronado por una esfera terrestre. A medida que nos acercamos podemos ver líneas divisorias que nos muestran cada hemisferio, y si nos fijamos con atención en la sombra que se proyecta sobre el globo sabremos en qué estación del año se encuentran los diferentes países.

Tomarte fotografías en medio de los hemisferios, abrazando y tomando de la mano a una persona que esté en un hemisferio opuesto, o con “el mundo en las manos” es una de las cosas que no puedes dejar de hacer pues al estar en ese lugar te encuentras a 6´377.397 metros de altura respecto al centro de la Tierra, incluso más alto que los Himalayas con respecto al centro.

Cuando te canses de tomarte fotos puedes visitar el museo etnográfico que se encuentra en dentro del monumento y conocer más sobre diversos aspectos del Ecuador. En los nueve niveles de este museo conocer los países que son atravesados por la línea equinoccial, la flora y fauna del país, los trajes típicos y más. Si bien esto sueno a recordar todo lo que aprendimos en el colegio la diferencia se encuentra en que la visita es interactiva y busca que sean los visitantes quienes cuenten lo que saben. Al finalizar el recorrido puedes acceder al mirador donde los guías te contarán la historia del monumento y más datos curiosos.

Continuando por los museos que hay allí, vamos al Insectarium para apreciar las 40 vitrinas que exponen mariposas, escarabajos y más insectos de todo el mundo. Veremos la combinación única de los colores en las alas de las mariposas, la diversidad de los escarabajos, el colorido de las mariquitas, varios arácnidos, entre otros. Si lo que temes es no entender la información de cada uno de estos hermosos animalitos, no temas, el lenguaje usado en los carteles es sencillo pues el museo busca convertirse en un aporte para toda la comunidad. No puedes dejar de visitar los 35 vivariums. lo que la convierte en la exposición de insectos vivos más grande de Latinoamérica.

La diversión no termina allí pues aún falta la visita a “Quito Colonial” que es una representación a escala del casco colonial de Quito realizada por Guido Falcony Palacios a lo largo de ocho años. Esta réplica tiene todas las características arquitectónicas y topográficas de la ciudad. Seguramente podrás identificar con facilidad El Panecillo, la Plaza Grande, Carondelet, y las iglesias del centro Histórico.

Pese a que este recorrido ha sido largo aun nos faltan lugares por recorrer, el planetario, los tres pabellones (de Guayasamin, del Sol, de Francia) , la plaza, los restaurantes, el museo Solar Intiñan (fuera del complejo de la Mitad del Mundo) y si quieres recorrer 3.5 kilómetros al noroeste encontrarás el sitio precolombino conocido como Rumicucho construido por los incas alrededor del año 1480 y 1500 d.c. usado para ceremonias durante los equinoccios y como fuerte militar para la vigilancia de la frontera norte del incario.

Puedes visitar ciudad Mitad del Mundo de lunes a jueves de 9h00 a 18h00; los días viernes, sábado, domingo y feriados de 9h00 a 19h00. El costo para el museo Etnográfico es de $3.00 dólares para adultos nacionales y extranjeros, y para los niños de $1.50 dólares; para ingresar al planetario deberás pagar $1.50 dólares si eres adulto y $0.75 centavos por los niños.

Fotografía tomada de Turismodeaventuraenecuador.